¿Has visto la propagación TED?

Una imagen vale más que mil palabras y más si resuena con el estruendo del desplome económico mundial del año pasado. La bandera roja que muestra el estado de la economía es la propagación TED,
un indicador que mide el impacto que el riesgo de crédito tiene en la
economía. La propagación TED señala la diferencia entre las tasas de
interés de los créditos interbancarios y la deuda T a corto plazo
(deuda pública), y se mide en puntos básicos (bps). A diferencia de las
recesiones económicas del pasado, la propagación se ha dispersado
universalmente golpeando a todos los países y no sólo a unos
cuantos. Por lo general, los promedios históricos suelen estar por
debajo de 50 bps, de modo que cuando la propagación TED superó los 450
bps en el otoño de 2008, no hubo lugar para la sorpresa ante lo que
estaba ocurriendo en los mercados bursátiles del mundo. Haga clic aquí para ver una cita sobre la propagación TED en Bloomberg.

Mientras que la propagación
TED se ha reducido en la primera parte de 2009, es absolutamente
necesario que se apliquen medidas de cierre adicionales para poder
recuperar los promedios históricos. En mi opinión, esto sólo se
producirá cuando el crédito vuelva a fluir normalmente, ha habido
muchos mensajes confusos sobre las nuevas concesiones de créditos por
parte de los bancos (sí, pero, ¿a quién?), y la capacidad de asignar un
valor a los activos tóxicos que los bancos siguen teniendo. Hasta que
estos dos asuntos no se resuelvan, la solución común para ambos pasa
por atraer inversores privados.

La confianza de los consumidores y los inversores privados se encuentra en un momento bajo. Los
préstamos del gobierno y los paquetes de estímulo a nivel mundial son
los únicos factores en los que se puede invertir. ¿Dónde se han metido
todos los amantes del riesgo? Por mi parte, no tengo el estómago
necesario para arriesgarme en el entorno financiero actual. Incluso los
gobiernos han dado marcha atrás para comprar sobre seguro, asegurar la
deuda de las inversiones de forma que se pueda culpar a los inversores
privados de ser los que marcan un camino y una estrategia que luego
todos van a seguir.

Los
acontecimientos generaron bastante miedo el pasado octubre cuando la
propagación TED alcanzó su pico máximo con el descalabro de una
importante agencia del mercado monetario, la ejecución de deudas
bancarias que ha dejado en la ruina a muchos consumidores y la
evaporación de las principales instituciones financieras. Ha sido
posible escuchar literalmente cómo se han ido absorbiendo los valores
del mercado y retirando uno tras otro los activos líquidos. ¿Dónde ha ido todo? Es
como estar en una habitación cerrada llena de globos hinchados que se
vacían de repente… pero donde sigue habiendo la misma cantidad de
aire. Sencillamente, no podemos volver a encontrar el aire para llenar
los globos de nuevo. Los informes indican que los bancos del mundo han
amortizado unos 900 mil millones (en dólares EE.UU.) de los activos
tóxicos, pero sigue habiendo aproximadamente 3,1 mil millones más que
continúan su camino a través del sistema. La propagación TED seguirá
estando alerta…

Y es precisamente aquí donde la confianza del consumidor desempeña un papel fundamental.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s