¿Recuerda su primer trabajo después de graduarse en la universidad?

¿Recuerda
su primer trabajo al dejar la facultad? Algo más importante, ¿recuerda
a su primer jefe? Exacto, esa persona que decidió darle su primera
oportunidad. Estando de vacaciones en Maine,
durante el fin de semana del 4 de julio, tuve un encuentro casual con
Pat R., un joven que trabajaba en el servicio de conserjería y al que
encontré fuera de su garita, tranquilo y silencioso en medio de una
noche apacible. Mi mujer, Ellen, yo y nuestro grupo de amigos Michael,
Michelle y Mikayla (tres versiones de un mismo nombre, Michael), éramos
los únicos huéspedes del local en el que íbamos a tomar un tentempié de
media tarde, así que empecé a charlar con Pat. Le pregunté si era de
Maine y si era su trabajo de verano, y respondió afirmativamente a las
dos preguntas. También me contó que estaba a punto de entrar en el
último año de carrera en Colorado College. Le pregunté qué estudios estaba cursando y contestó Informática. Bueno…
es más que probable que mi mujer y mis hijos empezaran a pensar:
“seguro que vamos a estar aquí durante un buen rato…” Le conté que
trabajaba en Sun Microsystems y entonces fue cuando empezó a hablar de Java, Java y más Java. Pat admitió ser un usuario empedernido de Xbox 360,
especialmente en la facultad. Desde luego, mi hijo disfrutó mucho con
esta parte de la conversación porque siempre me meto con él por la
diligencia con que practica los juegos de destreza y habilidad de su
Xbox, y le encantó que Pat fuera también un jugador de Halo 3 y Call of Duty. Al salir para regresar a la habitación, le deseé buena suerte y quedamos en seguir en contacto a través de Facebook o Linkedin,
ya que dijo pertenecer a ambas redes. Aunque el tiempo que interactué
con Pat fue muy breve, tuve la impresión de que sabía muy bien lo que
hacía y de que le esperaba un buen futuro.

El mundo está lleno de historias de personas que recuerdan y hablan de la primera oportunidad que “alguien” les diera un día. En todos los estilos de vida, desde los negocios al entretenimiento, el deporte,
la cocina, la medicina, etc. hay ejemplos de personas que no olvidan el
empujón inicial que les permitió ir ascendiendo en su vida. Hace poco
he estado en Nueva Zelanda
y me sorprendió una historia que el chófer me contó sobre uno de sus
amigos. Un señor que resulta ser el único proveedor de Nueva Zelanda
que suministra carne a la mayor franquicia de comida rápida
de Estados Unidos. Hace muchos años, este caballero respondió a un
anuncio de un pequeño periódico local y consiguió hacerse con el
contrato, y vencer a muchas empresas de su país bastante más grandes
que la suya, sólo porque la persona encargada de tomar la decisión
confió en su buen instinto y se mostró favorable a darle una
oportunidad.

He tenido la gran suerte de poder dar su primera
oportunidad laboral a varios recién graduados y debo decir que es una
de las partes más gratificantes de mi trabajo. Poder ver cómo los
jóvenes graduados se transforman en veteranos expertos es muy parecido
a ver cómo tus hijos crecen hasta convertirse en adultos. Escuchar a
graduados de todo el mundo contar lo que la educación
ha aportado a sus vidas es una lección de humildad y me recuerda las
historias de mis abuelos, inmigrantes en América. También ellos
tuvieron una primera oportunidad que, con el tiempo, hizo posible la
mía propia aquí, en el mundo laboral de Estados Unidos.

Tras la
licenciatura en ingeniería, tuve que completar mi formación con dos
años de experiencia laboral a tiempo completo para poder conseguir mi
titulación por la Northeastern University. En 1979, Tom Seiker me dio mi primer trabajo de educación cooperativa en el Laboratorio de investigación AVCO de Everett, MA. También completé la educación cooperativa en la Mitre Corporation
en Bedford, MA. Bob Preuss, el Dr. Greg Robertshaw, John Roberts y el
Dr. B.N. Suresh Babu me dieron una oportunidad en Mitre; de hecho, Bob
Preuss me hizo elaborar por escrito un informe de estado diario que se
registra y archiva como parte de los registros de la compañía. Es fácil
imaginar que son pocos los ingenieros que disfrutan escribiendo, yo
mismo sin ir más lejos, pero su insistencia consiguió que la tarea de
escribir llegara a ser mucho más sencilla para mí.

En su mayor parte, mi trabajo de educación cooperativa consistía en tratar con proyectos clasificados que precisaban una liquidación secreta, por lo que, naturalmente, me entrevisté con personal de la Agencia de seguridad nacional (NSA) y la Agencia central de inteligencia
(CIA). Llegué a la conclusión de que la industria del comercio era
perfecta para mí. Diez empresas quisieron darme una oportunidad y elegí
Digital Equipment Corporation
(DEC). Bob Raspallo, Jim Scott y Mike Pennington me dieron mi primera
oportunidad en DEC. Muchas gracias, yo no os he olvidado y continúo lo
que empezásteis conmigo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s